Blog

Displasia de cadera en perros

¿Qué es la displasia en Perros?

La displasia de cadera canina (DCC) es un problema articular que sufren los perros durante la fase de crecimiento produciendo un ajuste incorrecto de la articulación de la cadera. Esto causa inestabilidad que es la responsable de las manifestaciones clínicas de dolor, limitación del movimiento, desgaste y disfunción de la extremidad.

La articulación de la cadera pertenece al tipo de las enartrosis y como tal,  está formada por la cabeza del fémur, que tiene forma de bola, y el acetábulo de la pelvis, que tiene forma de copa para acoger a la cabeza del fémur. Si estas superficies articulares no encajan bien, el movimiento que se produce en esta articulación es inestable, desgastando precozmente las zonas de contacto.

Los signos de desgaste que nos vamos a encontrar son:

  • Pérdida de cartílago articular
  • Ulceras en el hueso
  • Formación de tejido cicatrizal en la articulación
  • Neoformación de hueso en forma de osteofitos

La causa de la DCC es multifactorial, pero los factores hereditarios (la genética) son el mayor factor de riesgo aislado. Ganar peso con rapidez y el crecimiento por un exceso de alimentación pueden complicar el desarrollo de la DCC.

Causas displasia en perros

La DCC es una patología compleja, genética y multifactorial.

Los factores que influyen en la aparición de displasia de cadera en perros son:

  • Predisposición genética: no se han identificado los genes responsables de la displasia pero los estudios indican que es una enfermedad de carácter poligénico, es decir, que es causada por más de un gen.
  • Crecimiento rápido y/o obesidad: una alimentación inadecuada o muy alta en calorías durante el desarrollo favorece la aparición de la enfermedad. La obesidad en perros también es un factor de riesgo, ya que somete a las articulaciones del perro a un gran esfuerzo.
  • Ejercicios inapropiados: un exceso o un defecto de ejercicio durante la fase de crecimiento óseo puede provocar la aparición de DCC, sobe todo los ejercicios de impacto, como saltos o elevarse sobre los posteriores.

¿Qué provoca la displasia en perros?

Los síntomas de la displasia de cadera varían según el perro y la gravedad de la enfermedad, el grado de inflamación y otros factores.

  • Cojera en mayor  o menor grado de un posterior o de los dos
    • Alteración de la marcha durante la carrera: saltos de conejo
    • Cachorros sedentarios, aversión al movimiento
    • Perdida de masa muscular en los posteriores
    • Dolor en la palpación
    • Adultos: crepitación, cojeras en frío, dificultad para levantarse, atrofia muscular, restricción del movimiento de la cadera
    • Claudicaciones espontaneas sin traumatismos previos

¿Cuáles son las razas de perro más afectadas?

La displasia de cadera se presenta sobre todo en razas de perros grandes:

  • San Bernardo
  • Bulldog
  • Pastor Alemán
  • Labrador
  • Rottweiler
  • Mastín
  • Golden Retriever

Diagnóstico:

El diagnostico de la DCC se realiza de dos maneras:

  • A través de una palpación experta que valora la laxitud de la articulación, recibe el nombre del test de Ortolani
  • Mediante la radiografía de cadera con el método de distracción PennHip, que valora, se trata de una valoración cuantitativa que mide el grado real de laxitud de la articulación.

En ambos casos el perro debe ser sedado ya que es necesario colocar las articulaciones afectas en unos ángulos que resultan molestos para el animal.

Tratamiento displasia:

Dependiendo del grado de displasia que presente el perro y de la sintomatología que tenga, se opta por un tratamiento médico o un tratamiento quirúrgico.

El tratamiento médico consiste en:

  • Control del peso: cuanto menos peso carguen las articulaciones, menos desgaste sufren.
  • Control de la actividad física: el perro no debe dejar de moverse ya que esto genera más rigidez en las articulaciones. Hay que salir a pasear todos los días, haciendo paseos con correa que el perro tolere bien, evitando escaleras, terrenos irregulares y evitando que corra .
  • Tratamiento farmacológico: el veterinario pautará la manera más efectiva de tomar los analgésicos y/o antiinflamatorios teniendo en cuanta las condiciones de salud del perro, ya que aunque estos medicamentos ayudan a controlar el dolor y la inflamación tienen efectos secundarios a largo plazo a nivel hepático y renal.
  • Suplementos de condroprotectores y antiinflamatorios naturales que se pueden añadir a la dieta del perro, como la cúrcuma, el omega 3 y el mejillón de labio verde.

A nivel quirúrgico, se realizan diferentes intervenciones dependiendo del grado de displasia del perro y del estado actual de la articulación.

Los factores que se valoran a la hora de decidir que cirugía realizar son la edad del perro, el peso, el grado de laxitud de la cadera y el estilo de vida.

© 2022 Fisioterapia Viva. Todos los derechos reservados. -

Contacto Comparte
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
o escanea el código
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?