Blog

La oruga procesionaria y sus efectos en nuestros animales

Con las altas temperaturas de este invierno parece que la primavera se adelanta y con ella empiezan a llegar las primeras orugas de pino u orugas procesionarias, conocidas así por su forma de moverse. Todo un problema para niños y mascotas.

Época y temporada de la oruga procesionaria: Normalmente aparecen entre mayo y junio, pero este año se han adelantado a mediados de Febrero en muchas Comunidades. El aumento de temperaturas y la falta de lluvia hace que estas orugas bajen en procesión de los pinos al suelo para enterrarse y formar la crisálida a partir de la cual se transforman en mariposas.

¿Dónde suele estar la oruga procesionaria?

Esta oruga se desarrolla en su fase larvaria en unos bolsones blancos en los pinos.

Estos bolsones resultan muy visibles para niños y mascotas debido a su llamativo color blanco y a su tamaño, alrededor de los 20cm.

Cuando salen de estos bolsones hacia el suelo, las orugas se encuentran, en su tercer estado larvario y desarrollan unos pelos urticantes con una toxina (Thaumatopina). Estos pelos no solo son peligrosos ante el contacto directo, si no que al ser tan finos son muy volátiles y salen volando con facilidad, por eso incluso estando cerca de ellas podemos notar irritación de las mucosas y sensación de alergia sin haberlas tocado.

Síntomas y efectos en tu perro o mascota.

Como hemos dicho no solo es necesario el contacto directo con las orugas, simplemente con que nuestro perro olfatee cerca de ellas puede ser suficiente para que presente molestias y picores.

Los siguientes síntomas pueden ayudarnos a reconocer una posible intoxicación de nuestro perro con una de estas orugas:

  • Malestar general
  • Sacudida de cabeza
  • Rascado excesivo
  • Problemas al respirar
  • Nerviosismo
  • Irritación y/o inflamación de la piel, úlceras, ampolla, etc.
  • Aumento del tamaño de la lengua, cambio de color (enrojecida, amoratada o negra)
  • Hipersalivación

En caso de que tu perro presente estos síntomas relacionados con el contacto de una oruga procesionaria debes de ser rápido para que las lesiones no se agraven.

¿Qué hacer si mi perro entra en contacto con una oruga de los pinos?

  1. Retira con cuidado el resto de vello que haya podido dejar la oruga en el perro, siempre utiliza guantes, ya que, si lo tocas, también te dará una reacción alérgica.
  2. lavar con abundante agua la zona afectada. La mejor forma es por pulverización, esparciendo el agua, ya que lo más normal es que no tengamos guantes a mano cuando salimos a pasear. El agua utilizada debería ser templada o caliente, ya que el calor desactiva la toxina. De esta manera conseguiremos eliminar posibles restos de pelos de la oruga que pueden permanecer incrustados en la piel o en las mucosas del perro.
  1. No frotes o toques la zona afectada del perro, ya que ya que romperíamos pelos de la oruga y se liberaría mayor cantidad de toxina.
  2. Acude lo más rápido posible a un centro veterinario.

Los veterinarios pautaran el mejor tratamiento según la gravedad de cada caso, generalmente suelen indicar un tratamiento de antihistamínicos y corticoides.

El perro debe ser valorado ya que no es lo mismo que haya tenido un contacto superficial a que haya tenido contacto incluso dentro de la boca. En estos casos Los daños son especialmente graves, se puede dar necrosis en partes de la lengua o úlceras en el esófago, que al cicatrizar se puede acabar cerrándolo.

Según los estudios, Solo un 3% de los perros afectados por la procesionaria mueren, aunque el porcentaje aumenta significativamente (hasta el 65%) en casos de necrosis de la lengua cuando se tardan más de seis horas en acudir al veterinario.

© 2022 Fisioterapia Viva. Todos los derechos reservados. -

Contacto Comparte
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?